La exclusiva bodega mendocina presentó la nueva añada de sus máximos exponentes, tres Malbec single vineyards provenientes de viñedos centenarios.

e trata de la icónica trilogía de vinos cosecha 2020, sus tesoros más preciados, capaces de contar tres nuevas historias de los emblemáticos Fincas: Achaval Ferrer Finca Bella Vista, plantada en 1910; Achaval Ferrer Finca Mirador, plantada en 1921 y Achaval Ferrer Finca Altamira, plantada en 1950.

Gustavo Rearte, enólogo de la bodega, explica: «La ideología de Achaval Ferrer consiste en interpretar lo que los viñedos quieren expresar y llevarlo a la botella de la forma más pura. En estos ejemplares se podrá encontrar las características más profundas del Malbec que van más allá de la intensidad y frescura típicas del varietal, aspectos más asociados a la complejidad del suelo y a las particularidades únicas que presenta cada viñedo».

“Esta será una añada memorable, debido a la expresión de los vinos en un año muy caluroso, a la especificación en la caracterización de cada uno de los viñedos, y sobre todo, porque confío en que con el tiempo evolucionarán hacia lugares de mayor expresión y complejidad».

Gustavo es intérprete del terroir, un autor de una nueva colección de ejemplares que continúa la historia iniciada hace más de 100 años; vinos que elabora bajo la filosofía de mínima intervención y respeto por el terroir.

Línea Fincas

  • Finca Bella Vista, 114 años de expresión. La íntima unión de la Finca al Río Mendoza permite que el Malbec de esta finca brille por su armonía. Encuentra una expresión típicamente elegante, propio de la zona, donde el terruño de Luján de Cuyo se demuestra estiloso y fiel al terroir.
  • Finca Mirador, 103 años de historias para contar. En el Este de Mendoza, Finca Mirador se destaca por su suelo arenoso, un gran descriptor de este vino es que se expresa: desértico, un esfuerzo mayor de parte nuestras plantas para crecer y madurar, resultan en un vino untuoso, goloso que logra llenar el paladar.
  • Finca Altamira, con 74 años de vida. Como la cordillera, tan cercana a nuestro viñedo, el Malbec de Finca Altamira se degusta imponente, desde el paladar y a través de su largo final es un vino fiel al terruño. Las rocas del suelo transmiten esa energía sobre el vino volviéndose palpables, es un vino que describe su origen.

Precio sugerido: $145.000 cada ejemplar

achaval-ferrer.com
IG: @achavalferrer