Las tradiciones no nacen de un repollo. Se nutren no sólo de décadas y más décadas (y a veces siglos) de costumbre, sino también de un carozo de afecto. De una chispa que se enciende en los corazones y los hermana a través de las generaciones.

a propuesta de Asado de Fin de Semana del restaurante Nuestro Secreto del Four Seasons Buenos Aires entiende que las carnes son mucho mejores cuando se comparten entre muchos, en una gran mesa y en porciones abundantes. Pero a eso le suma el sobrio lujo de proveedores cuidadosamente elegidos, productos intachables y la destreza de la chef parrillera Patricia Ramos. Entre otros, la experiencia se nutre de proveedores de pedigrí Pastizales Nativos (carnes regenerativas), Corte Charcutería (fiambres) y Huerta La Anunciación (verduras). Los vinos, mientras tanto, son de la bodega Terrazas de los Andes.

“Los fines de semana son sinónimo de asado. Es el finde cuando se reúnen familias, amigos y siempre hay motivos para festejar y celebrar. Para mí el asado es todo un ritual, donde se comienza a prender el fuego, uno empieza con un aperitivo y una picada, y una provoleta en la cual la va comiendo alrededor de la parrilla. Luego sigue con las achuras y ensalada, por último, la carne, y porqué no unas ricas papas fritas y unos vegetales hechos en la parrilla.¡Y después de un rato, un rico helado!”, explica Patricia.

Y es justamente esa secuencia tan cercana y natural para todo argentino la que busca seguir en su menú de sábados y domingos al mediodía. El primer paso abarca las entradas, con la provoleta de búfala con hongos, membrillos asados y ensalada fresca como estrella indudable, y las achuras, segmento en el que brillan las mollejas.

Los principales -asado de costillas y bife kobe- llegan en el punto perfecto con guarniciones vegetales de temporada y las infaltables papas fritas trufadas. Finalmente, el almendrado de pistachos le da un merecido protagónico a uno de los mejores productos del Four Seasons Buenos Aires: los helados Dolce Morte.

Y, más allá de la bienvenida informalidad que rodea a la propuesta, nada está librado al azar. Los cocineros y el departamento de compras están en constante contacto con los proveedores, marcando el constante grado de exigencia

“Siempre utilizamos muchos vegetales en el menú. Antes que nada seleccionamos los productos de estación, y de esa manera nos aseguramos que el vegetal que vamos a utilizar esté en su punto óptimo de maduración y más nutritivo. Y una vez que selecciono el vegetal, veo la manera de cocinarlo, ya sea a la parrilla, a las brasas o en horno de barro”, subraya Patricia.

En ocasiones, Patricia y su equipo incluso organizan “catas a ciegas” para comparar productos y tomar las mejores decisiones con la mayor libertad posible. “Por ejemplo, pedimos a tres o cuatro proveedores diferentes un ojo de bife, se cocina el mismo corte en el mismo punto de cocción, y luego nos sentamos cuatro o cinco personas a degustar. Y ahí ponemos puntajes, y hacemos comparaciones”, cuenta la chef.

NUESTRO SECRETO

Cerrito 1455. Mansión Álzaga Unzué,
Four Seasons Buenos Aires.
Reservas aquí

IG: @nuestrosecretorestaurante
@fsbuenosaires