CADUS 2019

un ícono que busca transmitir la expresión más elevada de su añada

Como parte de la reciente renovación de portfolio y en búsqueda de la profundización del foco en micro-regiones, Cadus se decidió a completar su colección con un vino ícono: Cadus 2019.

Publicado por  | Nov 24, 2023 |  |     

laborar un vino ícono me llevó tiempo de aprendizaje y conocimiento de la bodega y de nuestros viñedos, señala Santiago Mayorga, enólogo de Cadus. Creo que hoy estamos más maduros y hemos logrado vinos muy interesantes. En particular este vino, además de disfrutarlo, me hace pensar ya que es muy dinámico, complejo y amplio.

El vino busca, lisa y llanamente, reflejar lo mejor de cada cosecha, por lo que los varietales que lo componen y su origen dependen del año. En esta añada lanzamiento, el corte está integrado por un 88% de Malbec y un 10% de Cabernet Sauvignon de Gualtallary, más un 2% de Petit Verdot de Los Chacayes, tomados de una selección de cinco barricas del año 2019 con una crianza en roble francés durante 24 meses (4% nuevas, el resto de segundo uso). Luego de creado el blend, el vino se añejó 6 meses en un ánfora española de barro.

El año pasado viajé a Francia, fui a Burdeos y me volví a emocionar con un montón de cortes, con cómo estaba la industria allá, con la inversión en las bodegas, la prolijidad en los viñedos. Probamos vinos muy interesantes y con muchísima guarda, relata Santiago Mayorga, enólogo de Cadus. Entonces, al volver a Mendoza sentí que teníamos los mismos varietales y hacía mucho que no hacía un blend. Así que empezamos a probar. Y de ahí fuimos seleccionando componentes que nos aportaban cosas distintas.

Así, el Malbec de Gualtallary se destacó por intensidad de fruta, mientras que el Cabernet Sauvignon de la misma zona aporta potencia y el petit verdot realza sabores, color y textura. El Malbec proviene de un suelo arenoso, con grava pequeña y presencia de calcáreo; el Cabernet Sauvignon tiene origen en un suelo arenoso que acelera su madurez, y el Petit Verdot proviene de un suelo con rocas grandes, limo y arena.

Cuando hacés el blend elegís cada componente según su característica primordial para que complete a lo otro. El Cabernet tiene más hueso, más cuerpo; el Malbec tiene redondez y el Petit Verdot levanta los vinos, agrega Mayorga. La idea es que el blend sea un gran arte, de alguna manera. El arte es muy subjetivo, depende mucho del enólogo, del estilo de la bodega, de los viñedos que tenemos. La meta es crear un vino íntegro, equilibrado y que sea muy elegante.

Además de la composición del suelo, los varietales estuvieron influenciados por una cosecha 2019 de buenos rendimientos ya que Mendoza no sufrió eventos climáticos significativos. La gran particularidad fue que el invierno fue el más frío de las últimas cuatro temporadas, por lo que la brotación entre fines de septiembre y principios de octubre fue excelente. Debido a las frescas temperaturas de marzo y abril, se obtuvieron uvas con una acidez natural significativamente mayor a la de la cosecha anterior.

Trabajo artesano

La esencia de Cadus se asienta en elaborar pequeñas partidas de vinos de apelación que capturen la esencia del terroir mendocino, con espíritu artesanal.

Es por eso que el nombre de la bodega homenajea al vocablo en latín que denominaba a las ánforas que contenían partidas limitadas y especiales de vino en la antigua Roma.

En el proyecto, Santiago Mayorga y su equipo exploran el cruce entre microrregiones y diversidad de varietales para encontrar las mejores combinaciones.

Graduado con honores como ingeniero agrónomo en la Universidad Nacional de Cuyo, y con un posgrado sobre Gestión de la Calidad de la Vid, Mayorga llegó a Cadus en 2013 luego de pasar por Mendel Wines. En el 2019 fue reconocido como una de las 50 personalidades más influyentes del mundo del vino y las espirituosas por la International Wine & Spirit Competition (IWSC).

caduswines.com
IG: @caduswines