Chakana presenta sus nuevas Conservas de la Huerta elaboradas con materias primas orgánicas y biodinámicas, sin conservantes, provenientes de la huerta gestionada por trabajadores de la bodega. La línea está compuesta por 6 variedades: mermelada de tomates, mermelada de zapallos, salsa de ajíes, baba ganoush (pasta de berenjenas), zapallos en almíbar y tomates secos en oliva, cultivadas bajo buenas prácticas agrícolas para obtener alimentos saludables y nutritivas.

onservas de la Huerta tienen origen en los fundamentos de la biodinamia que forman parte de la filosofía de Chakana. La noción de comunidad es un componente muy importante, así como el de propiciar el bienestar de quienes trabajan la tierra, generando entornos positivos. La biodinámica parte de los conceptos fundamentales de la agricultura orgánica y amplía sus alcances convirtiéndose en una agricultura regenerativa, que promueve la biodiversidad y un modelo de bienestar que incluye a las plantas, las personas que producen los alimentos y las personas que los consumen.

Bajo este espíritu, Chakana tiene destinadas dos hectáreas de su finca para que las personas que trabajan en la bodega lleven adelante una gran huerta. Además, se les provee maquinaria agrícola, combustible, semillas y agua de riego para que puedan desarrollarla. El proyecto cumple múltiples funciones: la más importante es la de reforzar los principios sobre  cómo se cultiva en la Finca Nuna -donde está ubicada la bodega y que cuenta con la certificación biodinámica de la Fundación Demeter- inculcando la capacidad de producir una alimentación saludable. El otro motivo esencial es el de pregonar el trabajo rural en condiciones dignas, con responsabilidad social y un comercio justo.

La producción de la huerta tiene distintos destinos. Una vez cosechadas, las verduras y las frutas se utilizan en tres propósitos que conforman el corazón del proyecto: 1) producir bolsones de comida para los miembros del equipo; 2) comercialización y venta directa por parte de los trabajadores; y 3) la bodega les compra una parte de la producción para producir la línea de Conservas de la Huerta.

Conservas de tradición

Las conservas en la zona de Cuyo tienen una historia muy enraizada en sus orígenes. Por su características desérticas,  los frutos que nacen en estas tierras cordilleranas tienen un período muy fructífero pero también muy corto. La manera de recoger y mantener toda esa producción, desde los pueblos originarios hasta ahora, es la de ‘conservar’ los alimentos con distintas técnicas milenarias de almacenamiento. Estas técnicas mantienen viva la tradición de cientos de años de historia mezclándose con los sabores más típicos de la mesa cuyana.

Las nuevas Conservas de la Huerta de Chakana llegan a la mesa de aquellas personas enamoradas de lo que Mendoza produce, son fruto del trabajo en comunidad, con responsabilidad social y propiciando el comercio justo para las familias que integran el equipo de la bodega.

Las Conservas de la Huerta se presentan en una caja que contiene 10 unidades – 2 frascos de mermeladas de tomate de 420 gr, 2 frascos de babaganush de 210 gr, 2 frascos de tomates secos de 220 gr, 2 frascos de salsa de ají de 90 gr, 1 frasco de mermelada zapallo de 420 gr, 1 frasco de zapallo en almíbar de 420 gr -, disponible en la tienda online de Chakana, a un valor de $28.800

chakanawines.com.ar
IG: @chakanawines