Frutas del árbol de la ciencia del bien y del mal, los romanos las comían en busca de la inmortalidad. Fueron obsesión de Afrodita, tentación de Eva. En pastelería son reinas absolutas. Desde la Tatin hasta el crumble, desde el Strudel hasta el Applepie. Nunca fallan. Jugosas y frescas, están en su mejor momento. Otoño es tiempo de manzanas. Es hora de pegarles un mordisco.
En la Argentina, la mayor producción está en el Alto Valle de Río Negro y Neuquén. Entre las variedades que se consiguen en el país: Granny Smith (verde), Golden Delicious (no tan común en nuestro país), Rome Beauty (redonda y chata, ideal para hacer al horno, Pink Lady (agridulce y crocante) y la Fuji (se la llama bicolor). ¿Cómo elegirlas? Hay que darlas vuelta, mirar el hoyito inferior y si la piel tiene todavía tintes verdes, es señal de que la fruta está fresca.