Pasamos por la ciudad donde la gastronomía siempre se renueva. Bares, cafés, restaurantes. De todo un poco y todo bueno. Aquí, nuestra colección de recomendados.

Publicado por  | May 29, 2024 |  |     

Por qué la cocina peruana permanece en la cresta de la ola? La respuesta se resume en el combo de ingredientes, tradiciones, visión de largo alcance, creatividad. Y marketing. Además del trabajo del chef y empresario Gastón Acurio como promotor de su cultura, está la nueva generación de cocineros que le trajo aire fresco a esta escena culinaria. Y también cuenta el espíritu colectivo: la meta que los chefs de Lima –competencias aparte– tienen entre ceja y ceja es hacer grande su gastronomía.

Tanto en los restaurantes de alto vuelo, en los mercados, los bares, las picanterías, las “sangucherías”, como en la calle, hay abundancia y variedad de comida. Criolla, chifa, nikkei, amazónica. Hecha con productos de la tierra, del río o del mar. A la hora de comer, Lima no duerme.

1. El Chinito

Es una sanguchería y también parte de la historia de Félix Yong, un peruano hijo de inmigrantes chinos que en 1960 montó su local en un espacio donde funcionara una antigua bodega. Hoy su hijo Luis Yong Tataje se ocupa del negocio. Aquí viene todo el mundo a devorar el mejor sándwich de chicharrón de Lima, un éxito basado en una fórmula que combina pan tierno, cerdo de interior jugoso y costra crocante, cebolla encurtida, boniato y salsa de ají picante. Cerveza es el acompañamiento de rigor en esta “catedral del chicharrón,” de la que se sale con panza llena y corazón contento.
Esquina de Chancay con Zepita.
IG: @elchinitosangucheria

2. Kjolle

Todos los paisajes todos en el menú que Pía León “Mejor Chef del Mundo” según The World’s 50 Best 2021, pensó para este restaurante que abrió en 2018 y en 2023 se ubicó en el 7mo. lugar entre los mejores de Latinoamérica. De sus platos, hechos con ingredientes 100% peruanos, el que nunca pudo sacar de su menú de 8 pasos es “Muchos Tubérculos”: una tarteleta de masa crujiente, cubierta con crema de papa y oca que sirve de sostén a un cúmulo de ollucos coloridos. Esa delicia ahora vuelve renovada. Nos encanta su nueva versión. En los postres, el chocolate y sus parientes –copoaçú y macambo– reinan. Nada empalaga y todo parte de una exploración de ingredientes nativos que no sería posible sin el aporte de Mater Iniciativa, el proyecto interdisciplinario liderado por Malena Martínez, hermana de Virgilio, que alimenta a cada uno de sus restaurantes. Hay vinos singulares, cervezas artesanales, cócteles, infusiones y fermentos según selección acertada del sommelier Diego Vásquez Luque.
Pedro de Osma 301, Barranco 15063. IG: @kjollerest

3. Mayta

Recordado por su famoso arroz con pato, muchos vuelven a Mayta a conocer el menú degustación del inquieto Jaime Pesaque que va cambiando según las estaciones y la inspiración del chef. Algunos de sus aciertos: el plato de algas y tumbo, el paiche –pescado amazónico–, curry, huevas de carachama y chonta, muy sabroso.
Los cocktails siguen siendo uno de los puntos clave del restaurante que integra el ranking de los 50 mejores de Latinoamérica.
Av. Mariscal La Mar 1285, Miraflores.
IG: @maytalima

4. Mérito

Sabor, técnica, creatividad y síntesis (una condición difícil de encontrar). Por todo esto es que el restaurante del venezolano Juan Luis Martínez se convirtió en un must para locales y extranjeros. Desde sus platos más complejos, como el curry de pescado, la panceta glaseada + arepas, hasta el choclo a las brasas, Mérito enamora. A las sazones curiosas e infalibles se suma el refinamiento de la estética gastronómica y la selección de vinos fuera de lo común que acompaña la comida.
Un plus: el espacio tiene encanto y esa calidez que caracteriza a este cocinerazo con mucho talento y sin ínfulas. No se vayan sin el broche dulce, como la nube de coco o el de maíz, café, lúcuma y macambo. El flan es de otra dimensión.
28 de Julio 206, Barranco. IG: @meritorest

5. Demo

Juan Luis Martínez abrió este espacio donde se sirve un brunch pantagruélico y delicioso. Desde arepas “apaltadas”, huevos benedictinos, cachapas, sándwiches, granolas, frutas, jugos de frutas, café del bueno. Al lado del salón, una vitrina tienta con bollería, hojaldre y panes para relamerse de gusto. Todo es rico.
Domeyer 282, Barranco.
IG: @demo.lima

6. Lady Bee

One to watch Award en The World´s + 50 Best Bars 2023
Una barra despojada, un salón para unas 12 personas y una veredita alegre, como la de Chabuca. La casa es chica pero el corazón es una coctelería enorme. No gracias a un despliegue de marcas internacionales ni de malabares técnicos sino por la búsqueda y el ánimo artesanal de Alonso Palomino y Gabriela León que apuntan a poner en valor los insumos del Perú. Hay cócteles sumamente originales, como el alga manzana (whisky The Singleton 12, alga Bargazo, manzana rostizada y tónica). O el Bee´s Knees, lleva gin, miel señorita y limón mandarino. De comer, platos para picotear y compartir, los frutos de mar mandan.
Ernesto Díaz Canseco 329, Miraflores.
IG: @ladybee.lima

7. La Mar Cebichería

Frescura de pescados y mariscos, pisco sours perfectos, bullicio de felicidad cebichera porque comer en La Mar, de Gastón Acurio, bajo la tutela de Pepe Cárpena, significa comer mucho e increíblemente rico. A la selección de pescados que obedecen a un criterio artesanal, un total respeto por la veda y la trazabilidad como ley innegociable, el cocinero Anthony Vásquez le imprime una sazón que hace difícil negarse a la secuencia de fuentes que van desfilando sin mesura por la mesa. Irresistible la dulzura y el tono yodado de los erizos, la textura de la pesca del día meunier, el barco de sushi, un derroche de piezas de sashimi, nigiris elaborados con pescados varios, las frituras marinas. Todo viene en porciones dignas de Obelix, compartir se impone para poder probar la carta sin no morir en el intento. Los helados cierran la bacanal. Y también el suspiro limeño y los picarones, los mejores del condado.
Mariscal La Mar 770, Miraflores. IG: @lamarcebicherialima

8. Ciclos

Café y chocolate: ¿hay una mejor alianza? Así lo entienden en esta cafetería de especialidad dirigida por el experto Felipe Aliaga. En el segundo piso, en El Cacaotal, la antropóloga Amanda Jo Wildey atesora una colección de tabletas de chocolate elaboradas con cacaos finos de aroma. Difícil no tentarse. Además de la idea fija de preparar buen café, según distintas técnicas y orígenes –Cajamarca, Cuzco, entre otros– en Ciclos buscan poner en valor el trabajo de los productores y el conocimiento de los procesos que abarcan estos productos.
Jr. Colina 111, Barranco. IG: @cicloscafe