El proyecto impulsado por Pedro Peña, junto con Buenos Aires Integra, reunió a José Zapata y Cidarlene de Olivera en un evento único y callejero en el barrio 31 Padre Mugica.

l equipo del cocinero Pedro Peña, del restaurante Niño Gordo, tiene la mentoría de dos restaurantes en el barrio 31 donde comparte su forma de trabajar, desde el plano administrativo, en la cocina y en el salón, con el fin de que crezca su negocio y su tarea tenga mayor difusión.

“Poder incluir al barrio y que la gente no tenga miedo de ir a comer allí es uno de los desafíos de este proyecto, Queremos hacer un trabajo real y sumar mentorías para que se superen en el rubro» explica Peña. También subraya que es importante saber elegir proveedores, ver precios e incluso tener una imagen para que el comensal los encuentre en las redes.

José, dueño y cocinero del restaurante Las Palmeras, cocinó tres platos: su clásico cebiche carretillero, el anticucho de corazón con ají de gallina y causa de atún.

Por su parte, Pedro Peña preparó un pancho Pam Chan con salchicha parrillera, tonkatsu, brioche, cebolla crispy y un bibimbap de vacío, con chimi kimchi, arroz, huevo y verduras. Cidarlene, del restaurante Naciones sin fronteras, deslumbró con su feijoada cremosa.

Pedro Peña tiene como fin colaborar para que progrese el circuito gastronómico del barrio y poder apoyar a la gastronomía y a los comensales a través de su aporte, tal como lo apoyaron a él cuando vino de Colombia hace 18 años.

Es una oportunidad para que el público conozca la oferta gastronómica y se genere un ecosistema y puestos de trabajo, tan importantes para el barrio 31 Padre Mugica.