Con 72 años de historia, la empresa argentina lanza la nueva Clásica 260, para hacer pastas caseras en un formato más cómodo que en la original, pero con la durabilidad y el estilo de las de siempre.

undada en 1950 en Las Heras, provincia de Buenos Aires, por la familia italiana Pot, Pastalinda se consolida como la marca argentina pionera en máquinas para hacer pasta. A lo largo de toda su historia, ha producido más de 2 millones de unidades, y hoy cuenta con una fabricación de entre 40.000 y 50.000 por año; exportando parte de sus productos a Uruguay, Paraguay, Chile, Perú y Canadá.

La nueva incorporación de la marca, cuenta con una estructura de acero inoxidable, la cual le proporciona una gran durabilidad; un estilo entre retro y vintage en colores pasteles; y rodillos incorporados con dos opciones de corte: tallarines de 2,5 mm de ancho o cintas de 7,5 mm de ancho.

También, la nueva Clásica 260 permite trabajar fácilmente hojas de masa laminada de 26 cm de ancho por el largo que se desee, para hacer grandes cantidades en menos tiempo y con mayor comodidad. Tallarines, cintas, hojas de masa, galletitas, sorrentinos, empanadas y masas filo, son algunas de las opciones de masa que la máquina proporciona.

Todos los productos de Pastalinda se encuentran en su local de Palermo (Honduras 5202) y en su tienda online

www.pastalinda.com.ar
IG: @pastalinda